medioambienteimg

Especial referencia a LA Directiva 2004/35/CE  de 21 de abril sobre la responsabilidad medioambiental en la reparación y prevención de daños medioambientales.  (Ponencia en la Conferencia anual del Circuito europeo en colaboración con el Colegio de Abogados de Madrid  el 7 de octubre de 2005)

El primer problema que se me ha planteado al ponerme a redactar esta ponencia es el de la demarcación de su ámbito pues no existe una regulación específica a nivel europeo que responda al título que consta en el programa pues aunque el instituto de la responsabilidad civil aparece como el instrumento más idóneo para prevenir y reparar el daño ambiental, la esperada Directiva de la UE sobre responsabilidad civil por daños ecológicos según denominación del primer  Libro Verde del año 1993 elaborado por la UE no configura ni desarrolla una responsabilidad civil tradicional específica para daños al medio ambiento  sino de configura una nueva responsabilidad administrativa de reparar y  prevenir dichos daños que vienen a  reforzar, ampliar y sistematizar, las obligaciones de prevención y reparación que ya se venían contemplando en casi todas las  directivas sectoriales de protección del medio ambiente, como en materia de residuos y sustancias peligrosas.

Además de definir lo qué es un daño ambiental , un peligro  para el medio ambiente la Directiva  exige que los daños sean   significativos y los PERJUICIOS  mesurables, y concretos para la especie, hábitat o curso de agua en cuestión, y los peligro de daños INMINENTES, conceptos que desarrolla aún mas en el Anexo I cuando define el alcance de SIGNIFICATIVO. Cuando se trata de daños al suelo, se exige que comporten un riesgo para la salud  humana.

Además de definir lo qué es un daño ambiental , un peligro  para el medio ambiente la Directiva  exige que los daños sean   significativos y los PERJUICIOS  mesurables, y concretos para la especie, hábitat o curso de agua en cuestión, y los peligro de daños INMINENTES, conceptos que desarrolla aún mas en el Anexo I cuando define el alcance de SIGNIFICATIVO. Cuando se trata de daños al suelo, se exige que comporten un riesgo para la salud  humana.

Estos conceptos constituyen a mi entender una aportación al instituto de la responsabilidad civil por daños al medio ambiente,  que muy bien puede ponerse en relación con el criterio utilizado por nuestra jurisprudencia del daño, molestia o  perjuicio que los particulares no estan obligados a soportar por exceder del uso o ejercicio normal de un derecho. Es decir configura en cierto modo el uso social y el tiempo de aplicación de una norma al que hace referencia nuestro artículo 7 del Código Civil.

También están excluidos los daños regulados en tratados internacionales del Anexo IV  respecto a la contaminación por hidrocarburos, transporte de sustancias peligrosas o riesgos y daños  nucleares y los producidos por desastres naturales o conflictos armados y defensa nacional.

ACTIVIDADES

La segunda  limitación del ámbito objetivo de la Directiva viene de la actividad originadora del daño o riesgo relacionadas en el Anexo III, pues solo se aplica a las contenidas en dicho anexo como, por ejemplo:

La directiva sin embargo  usa el término responsabilidad civil cuando excluye de su ámbito aquellos daños y riesgos que ya han sido objeto de regulación por tratados internacionales como los nucleares.

Ya en el Libro Blanco sobre responsabilidad ambiental del año 2000 que precedió a esta Directiva  se abandona el término responsabilidad civil para hablar de responsabilidad ambiental a secas. Así la Directiva 2004/35/CE de 21 de abril que siguió a al Libro Blanco lo que regula es una responsabilidad puramente administrativa diferente e independiente de la sanción a que diera lugar el hecho dañoso, por la que un operador cuya actividad haya causado daños al medio ambiente o haya supuesto una amenaza  inminente de daños al medio ambiente se hará  responsable de la totalidad de tales daños o peligro desde el punto de vista financiero

Sea o no esta nueva responsabilidad ambiental una verdadera resposabilidad civil o un derivado de ella, lo cierto es que la acción de responsabilidad civil extra-contractual tradicional regulada en todos los ordenamientos jurídicos no ha sufrido con esta nueva Directiva modificación alguna, máxime desde el momento en que apartándose de las recomendaciones del Libro Blanco, la Directiva no incluye dentro de su ámbito la reparación los daños a los bienes y propiedad privada y a la salud  de las personas, la cual seguirá  tramitándose a través del ejercicio de la  acción de responsabilidad civil extra-contractual ante Tribunales civiles y penales competentes sin perjuicio de los problemas de falta de coherencia  y prácticos que el ejercicio simultaneo de ambas acciones pueden llegar a plantear o de las aportaciones de la directiva a conceptos civiles como tipo de responsabilidad, autor responsable del daño,  prueba del nexo causal, etc.

Para ver los problemas y ventajas que esta coexistencia de acciones sobre un mismo hecho pueden plantear se hace necesario examinar en primer lugar como ha configurado el legislador esta nueva Responsabilidad Ambiental.

¿Porqué una nueva directiva sobre responsabilidad por daños al medio ambiente?

 Tras varios  propósitos expresamente declarados en la exposición de motivos como el de inducir a los operadores no solo a respetar la legislación ambiental sino a adoptar medidas de protección y desarrollar nuevas prácticas y tecnologías que minimicen el riesgo de exposición a una demanda de responsabilidad financiera  por daños ambientales existe otro implícito: la percepción por las Instituciones Comunitarias de que la respuesta penal y la sancionadora administrativa, aún siendo adecuadas como políticas disuasorias, no son del todo eficaces para evitar o reparar el daño pues el operador sólo percibe como daño ambiental aquél que afecte a la salud  o a propiedades como el suelo, presentándosele el resto de los recursos naturales como la biodiversidad, el aire o las aguas como bienes públicos cuya reparación tan solo ha de correr cargo de los Estados, aunque con ello lo estemos pagando todos, es decir la sociedad.

 En segundo lugar la directiva da respuesta al hecho cada vez mas frecuente de la contaminación transfronteriza al establecer un régimen común básico para todos lo estados evitando así trabas a la libre competencia derivadas de las desiguales de trato por la responsabilidad a que quedarían sometidos los operadores dependiendo del pais de donde se ubiquen las instalaciones y el reflejo de los costes de prevención en los productos y servicios.

 Al mismo tiempo con el nuevo régimen de responsabilidad se incorporan  principios fundamentales básicos de la UE como “ Quien contamina paga”, “el principio de precaución y acción preventiva” y el “principio de incorporación del medio ambiente a todas las demás políticas” , y se amplía el ámbito de la responsabilidad civil a los daños a la biodiversidad, la gran olvidada del medio ambiente, al tiempo que se sistematiza y desarrolla el régimen de responsabilidad ya iniciado en materia de residuos,  contaminación de suelos y actividades relacionadas con productos y sustancias peligrosas, todo ello con las limitaciones y extensión que veremos.

 ¿Cuál es el ámbito de aplicación de la Directiva?

Pese a que el artículo 1 de la Directiva se dice que su objeto es establecer un marco de responsabilidad medioambiental basado en el principio de quien contamina paga, para la prevención y reparación de los daños medioambientales, lo cierto es que su ámbito de aplicación hay bastantes limitaciones que vienen dadas por las acotaciones de los conceptos de daño, autoría, actividad contaminante.

CONCEPTO DE DAÑO

Se entiende por daño ambiental el producido de forma significativa a:

  • las especies y hábitats protegidos que deberán integrar la Red Natura 2000
  • al suelo, siempre y cuando la contaminación pueda afectar a la salud humana
  • las aguas continentales tanto superficiales  como subterráneas y costeras

Quedan en principio fuera del ámbito de la directiva por omisión la prevención y reparación de los daños a la  atmósfera, salvo que esta dé lugar a una contaminación del suelo o de las aguas, los montes, los bosques y los espacios rurales en general que no estén de alguna forma protegidos, las contaminaciones leves del suelo o las que no afecten gravemente a la salud humana así como los usos indebidos del suelo que impliquen una pérdida de su valor o riqueza natural, las aguas marinas y los daños causados u originados antes de la fecha de transposición de la directiva que como límite será el 30 de abril de 2007. Es decir todo lo que se pueda contaminar desde ahora hasta entonces estará exento de responsabilidad con arreglo a esta Directiva, sin perjuicio de otras responsabilidades civiles sectoriales que contemplaremos.   

En el borrador de ley que hemos podido ver elaborado por el Ministerio de Medio ambiente, se han incluido sin embargo cualquier ecosistema  y todas las especies silvestres, por lo que se incorporan las especies silvestres no amenazadas y las que son aptas para la caza y la pesca  en línea con el tipo delictivo que protege el artículo 325 del código penal y siguiendo la recomendación de la Directiva 79/409/CEE relativa a la protección de las aves silvestres en la que se establece que  Fuera de dichas zonas de protección los Estados miembros se esforzarán también en evitar la contaminación o el deterioro de los hábitats.

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Vea nuestra Política de Privacidad.

Al utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de las cookies.